Saltar al contenido

Beneficios de Comprar un Pirógrafo con Temperatura Regulable

Pirografo con regulador de temperatura Reig
Rate this post

Cuál es la Temperatura Ideal para Pirograbar

El pirograbado es una técnica de dibujo mediante calor que se ha utilizado desde hace muchos siglos atrás, haciendo uso de un mismo principio: marcar una superficie mediante el quemado controlado. Para ello, se ha hecho uso desde siempre de puntas de materiales muy resistentes, capaces de contener y transmitir altas temperaturas.

La evolución de esta técnica ha sido significativa, al punto en el que hoy en día se sigue utilizando pero aplicándola con una herramienta llamada pirograbador o pirógrafo. Este instrumento funciona con energía eléctrica y genera una gran cantidad de calor que transmite mediante una punta.

Existen variedad de pirograbadores, pero en esencia existen dos grandes tipos: los lápices pirograbadores y los pirograbadores con regulador de temperatura:

  • Los lápices para pirograbado tienen una única temperatura y son útiles para realizar trabajos simples o para iniciarse en el mundo del pirograbado.
  • Los pirograbadores con regulador de temperatura son un instrumento mucho más profesional, con el que se puede variar el calor que se mantiene en la punta y quemará el material a pirograbar.

Si bien los pirograbadores al estilo lápiz son muy buenos para la realización de ciertos trabajos de pirograbado, la realidad es que al tener un equipo más profesional las posibilidades de la aplicación de la técnica se amplían sustancialmente.

Razones para Comprar un Pirógrafo con Temperatura Regulable

La temperatura es el factor fundamental en la técnica del pirograbado. Una temperatura inadecuada puede impedir que se realice un trabajo de calidad, bien sea porque queme y dañe la superficie o porque no marque el trazo de manera apropiada. Poseer un pirograbador al que se le pueda regular la temperatura, permite un acabado mucho más profesionales.

  • Se pueden trabajar de manera exitosa toda la gama de materiales posibles: tela, corcho, goma eva, madera, cuero y mucho más; pues se puede regular la temperatura según la delicadeza o resistencia del material.
  • Al variar la temperatura y con la aplicación de ciertas técnica, es posible realizar diferentes tipo de efectos sobre un mismo material.
  • El pirograbador con temperatura regulable mantiene con mayor facilidad la temperatura deseada, por lo que no se corre el riesgo de aumentos o descensos del calor que afecte el trabajo.
  • Este tipo de instrumentos tienen mayor durabilidad y resistencia.
  • Debido a la resistencia de esta herramienta, se puede trabajar en un pirograbado por largas horas; lo cual no es posible con otro tipo de pirógrafo.

Temperatura ideal para Pirograbar

Al poseer un pirograbador con temperatura regulable, es posible realizar trabajos sobre toda clase de materiales, desde los más delicados como es el caso de la goma eva, hasta los más resistentes como es el caso de los huesos. Esto se debe a que el calor que se debe aplicar en cada material es distinto y este instrumento nos permite realizar los ajustes correspondientes.

La mayoría de los pirograbadores de esta índole tienen temperaturas entre 200º hasta 450º, que son apropiadas para trabajar cualquier material.

  • Para realizar trabajos sobre goma eva será suficiente la aplicación del mínimo de temperatura. Se puede trabajar entre 200º y 250º, no más porque seguramente se dañará la superficie.
  • Si se trabaja con tela, la temperatura puede regularse entre 250º y 300º, dependiendo del tipo de tela. Para conseguir la temperatura perfecta se pueden realizar trazos de prueba.
  • Al trabajar con cuero, una temperatura entre 250º y 300º resultará suficiente para realizar pirograbados de excelente calidad.
  • Los pirograbados en corcho se pueden realizar regulando la temperatura del pirograbador entre 250º y 300º también.
  • Al trabajar en madera, se puede aumentar la temperatura entre 350º y 400º según la dureza del tipo de manera que se esté utilizando para el pirograbado. Se recomienda la aplicación de trazos de prueba para encontrar la temperatura que se busca.
  • Si se desea realizar sombreados, se debe regular la temperatura varios centígrados menos que para la realización de trazos. Este tipo de técnica es aplicable sobre todo en madera y corcho. Para hacer sombras en madera, se puede usar una temperatura entre 300º y 350º según el tipo de manera; mientras que para corcho se puede trabajar entre 200º y 250º.

Conclusión final a tener en cuenta

Es muy importante que al trabajar con un pirograbador profesional se tenga en cuenta que se debe mantener una temperatura ideal según el material y la técnica; teniendo en cuenta que la punta debe grabar sobre la superficie sin la necesidad de presionar demasiado. Si se trabaja con una temperatura ideal, el trazo será nítido y con poco esfuerzo; esto es lo que se busca en esencia.